ESQUI ACUATICO

Esquí náutico

Mucha gente que ya lo ha probado dice que el esquí náutico o esquí acuático es una de las actividades más divertidas y excitantes que existen. El mero hecho de deslizarse sobre el agua ya es divertido, pero además, este deporte ofrece un reto constante y, por mucho que se haya practicado, cada día permite aprender algo nuevo para mejorar.

El esquí acuático consiste en deslizarse por la superficie del agua sobre dos esquíes, similares a los de esquí en nieve, o sobre un monoesquí, arrastrado por una lancha a motor.

El esquí acuático es un deporte exigente, pero si eres aficionado al esquí de nieve y quieres estar activo todo el año, si tienes un mínimo de forma física y equilibrio, seguro que conseguirás rápidamente buenos resultados.

El equipo para practicar esquí acuático incluye: una lancha a motor, los esquíes, un cabo o cuerda y la vestimenta apropiada (bañador, camiseta de licra o traje de neopreno si fuera necesario y chaleco salvavidas).

¿Que necesitas para practicar esquí acuático? Sólo conocer un Club de Esquí Acuático como el nuestro donde te podemos proporcionar todo el material para practicar este deporte.

 

Técnica del esquí acuático o esquí náutico

El esquí acuático es un deporte en el que pueden llegar a alcanzarse altas velocidades, exige buenos reflejos y equilibrio. Los deportistas esquían sobre el agua agarrados a una cuerda tirada por una lancha de gran potencia, realizando pasadas de lado a lado de la estela sobre uno o dos esquís. Por ello, es imprescindible contar con una lancha especialmente diseñada para este deporte, que alcance y mantenga automáticamente la velocidad adecuada para cada esquiador y produzca una estela suave y lisa que permita cruzarla fácilmente.

También es importante realizar el esquí acuático en pantanos, ya que las olas o perturbaciones en el agua pueden desestabilizar al esquiador, sobre todo a grandes velocidades.

Las claves del esquí acuático son el equilibrio, el control de los cantos del esquí y control de la presión de tirada de la lancha.

Para un principiante, el primer paso es salir con dos esquíes, desde el agua, tirado por una cuerda sujeta al barco. La posiciín de salida es con la punta de los dos esquíes fuera del agua, no demasiado verticales, las rodillas encogidas tocando el pecho y los brazos estirados abrazando las piernas. La lancha tira del esquiador, quien tiene que lentamente empezar a planear sobre el agua, levantándose despacio desde la posición inicial, sin movimientos bruscos, dejando que sea la lancha quien le saque del agua.

Una vez que el esquiador se ha levantado, tiene que mantener la cadera hacia delante, las rodillas flexionadas y los brazos siempre rectos, con el peso bien repartido entre los dos pies y las piernas firmes para que no se separen. Cuando el esquiador se siente címodo deslizándose por el agua y cruzando la estela con dos esquíes es el momento de empezar a pensar en el monoesquí

A diferencia de los dos esquíes, el monoesquí es un solo esquí con dos botas o fijaciones, con un pie delante del otro. Normalmente, antes de salir directamente con el monoesquí, es aconsejable salir con dos esquíes e ir soltando uno hasta que el esquiador se mantenga estable esquiando con un solo esquí, cruzando la estela címodamente de un lado a otro haciendo lo que se denomina slalom.

Cuando el esquiador ha conseguido este paso, lo siguiente es salir directamente desde el agua con el monoesquí.

La posición de salida es la punta del monoesquí fuera del agua, con el esquí no muy vertical, un poco paralelo a la superficie del agua, la rodilla de delante tocando del pecho, los brazos estirados, el peso del cuerpo en la mitad del esquí y un poco hacia atrás y el agarre de la cuerda en la bota o fijación del esquí, en la parte interior.

Lo más aconsejable es empezar a salir muy despacio al principio, para notar la sensaciín de címo tira la lancha, qué músculos son los que tienen que trabajar y cuánta resistencia se necesita para empezar a salir del agua y hacer planear el esquí sobre ella. Hay que intentar este ejercicio varias veces. Recordar que las piernas son clave para hacer salir el esquí del agua, y los hombros hacia atrás.

Para salir en monoesquí la paciencia es clave. La mayoría de las caídas al salir se deben a movimientos bruscos o intentar ponerse de pie deprisa. Esto desestabiliza el esquí, hace que se hunda la punta y que el esquiador se venza hacia delante. Hay que mantenerse relajado y clamado y dejar que sea la lancha la que saque al esquiador fuera del agua. Es necesario esperar a que la velocidad sea suficiente para soportar el peso del esquiador antes de sacar el cuerpo del agua.

Errores más comunes en la salida con monoesquí:


Slalom

El slalom es una de las categorías de esquí acuático que consiste en realizar pasadas de un lado al otro de la lancha con un monoesquí, realizando 6 giros, a diferentes velocidades según la experiencia del esquiador. El objetivo es realizar los giros de forma regular y constante. Sin duda alguna, la parte más importante del slalom en el esquí acuático es la postura, aprender a colgarse y mantener el ángulo al cruzar la estela. Cuando se está aprendiendo, la estela parece una montaña y tienes la sensación de que al cruzarla vas a salir volando. Así puede ser si no mantienes la posiciín correcta. Aprender a hacerlo es un simple proceso de 3 pasos:

 

Consejos importantes:

Mantener los brazos siempre estirados. éste es el error más común. Hay que pensar siempre en colgarse de la cuerda con los brazos relajados. Mantener la rodilla de delante bien flexionada y el agarre de la cuerda cerca de la cadera. Mantener el esquí canteado cuando se cruza la estela, para cortarla y no saltar sobre ella. Es como tratar de dejar ver la parte inferior del esquí fuera del agua.

El canto del esquí funciona como un cuchillo y facilita la pasada. Mantener la parte superior del cuerpo relajada y sin moverse. La única parte del cuerpo que debe moverse son las rodillas. Quien vence la fuerza de la lancha son las piernas, no los brazos.

Una vez seguidos estos consejos ya se puede empezar a mejorar su técnica de slalom, cruzar la estela a mayor velocidad y disfrutar con la adrenalina que produce este magnífico deporte.

 

Otros datos de interés

Para ir avanzando en la técnica del slalom en el esquí acuático, la lancha va aumentando progresivamente la velocidad hasta alcanzar la velocidad máxima de la categoría de cada esquiador. Una vez alcanzada la máxima velocidad la cuerda se va acortando. Oficialmente, la velocidad máxima para el caso de los hombres es de 58 km/h, y de las mujeres 55 km/h.

La cuerda de arrastre mide 18,25 metros al inicio y se va acortando a los siguientes largos: 16 m, 14,25 m, 13 m, 12 m, 11,25 m, 10,75 m, 10,25 m, 9,75m.

Para competir, el slalom se realiza en un campo de boyas.

El primer campeonato del mundo de esta modalidad se disputó en 1971 en Gerona (España).

Fue deporte de exhibición en los Juegos Olímpicos de Múnich 1972.

El record del mundo actual lo tiene el esquiador norte americano Chris Parrish con 2 boyas a 9,75m 58 km/h. Significa que para alcanzar la boya ha tenido que estirarse 1,75 sobre el agua y volverse a levantar para llegar hasta la segunda boya.

En España el record lo sostiene Iván Morros con 3 boyas a 10,25, 58 km/h.

    • Caída hacia delante:

        • Error = Levantarse demasiado deprisa, el peso del cuerpo demasiado hacia delante.

        • Solución = Tomarse tiempo para levantarse, muy despacio, moviendo los hombros hacia atrás para que el esquí planee.

    • Caída hacia un lado:

        • Error = el esquí no está apuntando hacia la lancha.

        • Solución = mantener el esquí siempre estable apuntando a la lancha.

    • Caída hacia atrás:

        • Error = Se está tirando con los brazos, no con las piernas, o la cuerda no está en el lado correcto.

        • Solución = Mantener los brazos siempre estirados y hacer resistencia con las piernas, poner la cuerda en el lado interior, el lado contrario al del pie de delante.

    • Hundirse

        • Error = La rodilla está demasiado alejada del pecho y es esquí demasiado vertical.

        • Solución = Mantener la rodilla junto al pecho y dejar el esquí un poco más paralelo a la superficie del agua.

      1. Empezar a practicar la posición en tierra o en el barco. Cogiendo el agarre sujeto, la cabeza y los ojos deben estar paralelos al agua, los brazos estirados, el agarre de la cuerda cerca de la cadera y una gran flexión de las rodillas y tobillos. En esta posición, dejar colgarse y notar que la fuerza se realiza sobre todo en las piernas y algo en la parte superior de la espalda. Realizar a misma prueba en el otro sentido.

      2. Probar esta posición en el agua, detrás del barco. Cabeza alta, brazos estirados, llevar la cadera al agarre de la cuerda y flexionar rodillas y tobillos. Mirar hacia un punto de la orilla y empezar a colgarse hacia él, manteniendo esta posiciín del cuerpo hasta que se esté lo más lejos posible a un lado del barco. Una vez allí, volver despacio detrás del barco, en la estela. Después, mirar hacia la orilla contraria y colgarse de nuevo hacia allí, manteniendo la postura, canteando el esquí. Es normal que sea más fácil en un lado que en otro, todo el mundo tiene un lado “bueno” y un lado “malo”, determinado por qué pie se lleva delante, el izquierdo o el derecho. Sentirse címodo en el lado “malo” se consigue con práctica.

      3. La parte final es el cruce de la estela. Lo importante es no tener miedo y mantener la postura del cuerpo correcta para cortar la estela del barco. Colgarse como en el paso 1 hacia un lado del barco, canteando el esquí, hasta que se llegue al punto en que el esquí se pone plano en la superficie del agua. Cuando se nota que la velocidad se ralentiza, hay que realizar un giro lento y colgarse hacia la estela, canteando el esquí, del mismo modo que en el paso 2, ir hacia el lado contrario del barco. Al llegar allí, dejar de colgarse y de cantear el esquí, hacer un giro lento y apuntar el esquí hacia la otra orilla. Y seguir practicando! Este ejercicio requiere su tiempo hasta perfeccionarlo, si se mantiene la posición adecuada es fácil.